Noticias DSI

Lista completa

Escuela de Doctrina Social de la Iglesia Staggia Senese – 18 de enero de 2017. Presentación de la Escuela

Enviar a un amigo
 

20-01-2017 - de Stefano Fontana

Esta tarde comienza la Escuela de Doctrina Social de la Iglesia de Staggia Senese, organizada por el Centro Cultural Amigos del Timone junto a nuestro Observatorio. El tema de este primer encuentro es: “La Doctrina Social de la Iglesia como anuncio de Cristo en las realidades temporales”. Pero antes de afrontarlo permitidme decir dos palabras de presentación acerca del significado y finalidad de esta Escuela. Es el mejor modo de iniciar, aclarando mutuamente qué queremos hacer. Tengo que decir que, efectivamente, la estructura de esta Escuela es muy especial. Hace un tiempo se habría considerado normal; hoy puede ser considerada inusual e, incluso, fuera de lugar.

Para explicarme fingiré plantearme una pregunta: intentaré preguntarme qué sería de nuestra religión católica si no existiera la Doctrina Social de la Iglesia o si se pensara que se puede prescindir de ella. Intentemos responder a esto.

Si la DSC se eliminara, entre la Iglesia y la construcción del mundo no habría nada en medio. De hecho, Benedicto XVI ha escrito que la DSC se sitúa en el lugar donde la Iglesia se encuentra con el mundo. Los católicos vivirían y actuarían lo mismo en el mundo, pero, podríamos decir, sin "un plan" orgánico, sin un proyecto que les diga qué fines deben buscar, a qué principios deben atenerse, qué acciones deben emprender y cuáles no. Actuarían, por consiguiente, con la sola fe, con el solo Evangelio, sin un corpus doctrinal formado tanto por los principios de la fe como por los principios de la razón. Actuarían como los protestantes, que tienen sólo la fe y no las enseñanzas de la Iglesia ni los principios de la ley moral natural, o como los laicos, que sólo tienen sus convicciones e intereses subjetivos.

Los católicos actuarían cada uno por sí mismo, a hurtadillas, de manera anónima, según lo que les dictara su conciencia y, por lo tanto, de manera sugestionable, variable, incluso incoherente, con el consiguiente peligro de caer en las trampas ideológicas, de servir a causas que no son las suyas. Su presencia se pulverizaría, se fracturaría. La DSC es para todos los católicos, pero sobre todo para los laicos. Su presencia como pueblo cristiano ya no se vería, cada uno iría por su lado, militando en todos los partidos, bajo todas las banderas, también en favor de las causas perdidas.

Cuántas veces nos hemos planteado la pregunta: ¿qué hacemos con católicos que votan leyes inhumanas, que no se dan cuenta de que detrás de la aprobación de leyes innaturales está el objetivo final, que es atacar el cristianismo? Negando lo natural se hace imposible incluso concebir lo sobrenatural. ¿Qué hacemos con estos católicos que, además, no se consideran tales?

La DSC es el encuentro de la Iglesia con el mundo para servir al mundo ordenándolo según el proyecto de Dios. No hay ningún otro modo de servirle de verdad. Ahora bien, si se pierde la DSC significa que la Iglesia ha dejado de pensar que tiene que construir el mundo según el proyecto de Dios. Piensa que debe servirle de otros modos: curando las heridas, afrontando las emergencias, dialogando, acompañando la fragilidad…, pero sin la pretensión de contribuir a las leyes, a las instituciones, al buen funcionamiento de las estructuras.

Si se elimina la DSC significa que la Iglesia ya piensa que la pretensión de comprometerse en una participación política coherente es transformar la fe en ideología. Y, en cambio, éste es precisamente el camino para transformar a gran velocidad la fe en ideología. Niegan la DSC por respeto a la laicidad de la política y a la autonomía del mundo, pero precisamente así se transforman en acompañantes ciegos de todas las causas del mundo, hablando incluso su lenguaje. Sin la DSC, la Iglesia corre el riesgo de convertirse en mundo.

Grandes peligros derivan, por lo tanto, de la hipótesis, asumida en broma, de que la DSC no exista o sea abandonada. Pero, ¿se trata realmente de una broma? ¿O está sucediendo? Si un fiel laico quisiera formarse en la DSC de manera profunda y sistemática, ¿dónde podría hacerlo? Seamos realistas, la DSC es negada o dejada de lado.

He aquí, entonces, el motivo de esta Escuela que inauguramos esta tarde. Es una de las pocas ocasiones en las que nos podremos informar y formar de manera orgánica en la Doctrina Social de la Iglesia. Por el momento no puedo decir nada más. Ciertamente habréis intuido por estas breves palabras la gravedad del momento que estamos viviendo y la necesidad de nuestro compromiso.

Buscar

Anno XII (2016), numero 4, OTTOBRE - DICEMBRE

Boletín de Doctrina social de la Iglesia

Leggi
Abbonati

Vitrina
El Libro de la Semana

La luz brilla en las tinieblas. Cardenal Van Thuȃn: historia de una esperanza

M. A. VELASCO

La luz brilla en las tinieblas. Cardenal Van Thuȃn: historia de una esperanza

Continua

Lista completa

Nuestros libros

El caos de las migraciones, las migraciones en el caos. VIII Informe sobre la Doctrina Social de la Iglesia en el mundo.

El caos de las migraciones, las migraciones en el caos. VIII Informe sobre la Doctrina Social de la Iglesia en el mundo. ( )

EL CAOS DE LAS MIGRACIONES, LAS MIGRACIONES EN EL CAOS. VIII INFORME SOBRE LA DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA EN EL MUNDO.

Continua

Lista completa